¿Cómo presentar un bebé y un perro?

Los perros y los niños pueden ser grandes compañeros de vida ya que ambos son muy juguetones y están llenos de amor para compartir. Con sus travesuras y juegos pueden robarnos mas de una sonrisa y enternecernos con su inocencia y con sus demostraciones de afecto.

Pero en ocasiones las personas que nunca han vivido con ambos al mismo tiempo o hayan oído de malas experiencias en cuanto a la convivencia de niños con perros, pueden albergar ciertos temores  o prejuicios en cuanto a  perjuicios para el niño. Dentro de estos miedos, tal vez los mas frecuentes sean el de posibles agresiones del perro hacia el niño, o la transmisión de enfermedades por el contacto entre ambos. Son muchas las personas que no saben que hacer con el perro cuando llega un bebé a la familia.

Todas esas falsas creencias pueden derivar tanto en el abandono del perro ante la llegada del bebé al seno familiar o en la aversión a adoptar uno en caso de que el primero en llegar halla sido el niño, y de esta manera se pueden perder una gran experiencia de aprendizaje y una hermosa amistad para ambos.

En lugar de estos miedos y prejuicios debe haber conocimiento de como tener un bebé y un perro juntos logrando una optima convivencia. Todo esto basado en el respeto entre ambos, y también el conocimiento de las grandes ventajas que esta dupla puede brindarse mutuamente.

En este articulo te contaremos las ventajas de que un bebé crezca junto a un perro y además te responderemos una de las dudas mas frecuentes: ¿Cómo presento mi bebé a mi perro?.

Comenzaremos por las ventajas del vinculo bebé-perro…

 

Las 7 ventajas de que un niño se crie con un perro

 

  • Los perros son animales fieles y leales. Ellos al convivir con un niño lo integraran como miembro de su manada y por lo tanto lo protegerán como tal. El perro se convertirá en el guardaespaldas de nuestro bebé.

 

  • Con un perro el niño tiene un gran aprendizaje que le ayudara a madurar en ciertos aspectos: aprenderá sobre las responsabilidades de cuidar a otro ser vivo, como ser alimentarlo, llevarlo de paseo, colaborando al bañarlo o incluso acompañarlo a sus visitas periódicas al veterinario. Además, al tener el perro una expectativa de vida inferior a la de los humanos, el niño comprenderá las etapas de la vida, el paso del tiempo e incluso a procesar la idea de que la vida es finita.

 

  • Los bebés necesitan jugar para desarrollarse tanto a nivel cognitivo como físico. Los perro también necesitan del juego para descargar su energía y así mantenerse saludables. Entonces, ¿que mejor combinación que esta?.

 

  • En cuanto a la salud propiamente dicha, varias investigaciones han demostrado que los niños al estar expuestos desde muy pequeños a un perro, pueden incrementar sus defensas y así fortalecer su sistema inmunológico. Esto evitara a futuro eventuales alergias y hará que el niño goce de una salud mas plena.

 

  • El niño, desde bebé, aprenderá a convivir con animales, conocer sus costumbres y limites. De esa manera no temerá a los perros, pero si sabrá que debe respetarlos, lo cual nos evitara cualquier tipo de accidente relacionado a este aspecto.

 

  • Nuestro amigo peludo dispondrá de mas afecto y atención  ya que no solo nos tendrá a nosotros, sino también a su pequeño cómplice.

 

  • Como mencionamos anteriormente que el niño aprenderá a tratar con perros y respetarlos, este aprendizaje también se dará a la inversa. El perro al convivir con un niño será mucho mas sociable, aprenderá a adaptarse a su entorno, a relacionarse con todo tipo de personas, y tendrá un buen carácter con otros niños.

¿Cómo presentar a mi bebé y a mi perro?

 

Presentadas todas las ventajas que puede traer el vinculo entre un niño y un perro, ahora iremos al punto cero, la presentación.

Sabemos que la llegada de un bebé a la familia nos provoca una gran alegría, pero a su vez implica un re-ordenamiento de la vida como hasta ahora la conocíamos. Nos veremos enfrentados a nuevas situaciones y cambiaran indefectiblemente los ritmos y hábitos del hogar. A todo este conjunto de situaciones nuevas deberemos adaptarnos tanto nosotros como nuestro perro.

A continuación te describiremos los pasos a seguir y todo lo que necesitas tener en consideración para entender como adaptar un perro a un bebé con éxito.

 

LA PREPARACIÓN:

Cuando un bebé esta por llegar al hogar, los padres invierten mucho tiempo en los preparativos, decorar la habitación, elegir los colores, comprar sus muebles, su cuna  y sus ropitas para esperarlo de la mejor manera.

Es de suma  importancia que nuestro perro sea participe de este proyecto, déjalo integrarse a ese nuevo espacio, acostumbrarse a los nuevos olores, ver las cosas del bebé, permanecer en la habitación etc. Es fundamental no regañarle por investigar el nuevo espacio ni mucho menos dejarlo de lado en el proceso.

 

PRE-PRESENTACIÓN:

Una vez que el bebé haya  nacido pero aun se encuentre en la clínica, es de mucha ayuda que un miembro de la familia lleve al perro una prenda o mantita con los olores del bebé para hacer una presentación previa a la oficial. Sabemos que el sentido del olfato esta muy desarrollado en los perros y es para ellos de gran importancia, haciendo esto provocaremos que cuando por fin el nuevo integrante de la familia llegue a casa no sea un completo desconocido para nuestro mejor amigo.

Un consejo que puede ayudar en esta pre-presentación es la de previo al nacimiento del pequeño reproducir audios o videos donde se escuchen llantos de bebés para que el perro se vaya adaptando a los nuevos sonidos que habrá en su entorno en próximamente.

 

PRESERVA LAS RUTINAS DEL PERRO:

Como hemos dicho la llegada del bebé provocara indefectiblemente un cambio de hábitos y ritmos en el hogar. Dentro de este contexto debemos procurar modificar lo menos posible las rutinas del perro. Ya de por si es un gran estrés para el adaptarse a esta nueva situación, por ello debemos evitar sumarle aun mas estrés por cambiar drásticamente sus costumbres o darle menos atención. Procura mantener sus paseos diarios, sus espacios de juego, sus horarios de alimentación y por supuesto su atención.

 

APRENDER A CONVIVIR:

Poco a poco debemos enseñarle a nuestro perro como se trata un bebé, él debe comprender que el nuevo miembro de la familia es un ser delicado y por ende se lo debe tratar como tal. Debemos enseñarle a saludar con delicadeza al bebé y evitar de la misma forma saltos o movimientos muy bruscos. Para este aprendizaje debemos recurrir a reforzar las conductas positivas de nuestro perro felicitándolo o dándole un deliciosa golosina cuando se comporte como deseamos, y evitar en todo momento el castigo ya que solo empeoraría la situación y haría que el perro se sienta inseguro. Recordemos para esto que los perros aprender por asociación. Si quieres profundizar más al respecto de este punto y como educar a tu mejor amigo, pueden serte útiles algunos de los libros de comportamiento que presentamos en nuestro articulo  acerca de los mejores libros sobre perros.

 

 

Con toda esta información cuentas con herramientas para lograr tener un perro y un bebé juntos atravesando la adaptación de la manera mas optima para luego disfrutar de una armoniosa y amorosa convivencia en familia.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar